Internet de las cosas -IoT-, ruta de desarrollo en Colombia

Ahora es posible un mundo en el que los objetos estén constantemente conectados a internet y brinden información en tiempo real para facilitar los procesos humanos. Las neveras podrán avisarle por medio de mensajes de texto si algún producto se está acabando, y le pedirá autorización para avisarle a un determinado supermercado.

Los carros vendrán con simcards instaladas para acceder a servicios de internet y análisis de datos del estado del vehículo en lo eléctrico y mecánico. Los relojes medirán la salud de las personas y los termos indicarán la hidratación corporal y purificarán el agua. Estos son algunos de los ejemplos que están comenzando a aplicarse en la cotidianidad, y que Kevin Ashton mencionó el pasado viernes en Bogotá.

En su primera visita a Colombia habló del panorama mundial del internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés), y el desarrollo que le espera al país en esta materia para el otro año. “Nunca terminamos de innovar, porque estemos aquí no significa que mañana no encontremos algo nuevo”, dijo.

Según Ashton, con el auge del teléfono, menos del 20% de la población mundial tenía uno en casa. Durante el avance del Siglo XXI el promedio indica que más del 100% de la población tiene uno, debido a que hay un índice de hasta dos celulares por persona en el mercado. Esta democratización de la tecnología ha permitido que las personas se hiperconecten con más dispositivos a la nube.

“Eso sucede con la innovación, usted empieza con algo imposible y con el tiempo se va mejorando, deja de ser borroso”, así es como él explica la evolución de la tecnología, que comenzó con celulares que solo servían para llamar, y hoy existen dispositivos de alta resolución, sensores, electrodomésticos, ropa, termos de agua y hasta carros conectados a internet.

“Las mejores soluciones tecnológicas a los problemas cotidianos vienen de estudiantes o recién graduados de universidades. Ellos han creado soluciones a circunstancias de las cuales, incluso, no eran conscientes”, afirmó Carlos Zenteno, presidente de Claro Colombia.

Ejemplos del IoT en el mundo

En la medicina se ha obtenido un gran avance. Ahora es posible hablar de telemedicina, un concepto asociado a la atención hospitalaria desde el hogar. Por medio de un dispositivo que evalúa al paciente, el médico está en constante monitoreo y comunicación con la persona. A la nube llega información en tiempo real sobre el estado de salud y el médico toma decisiones al respecto.

El espirómetro es un dispositivo médico utilizado para diagnosticar enfisemas pulmonares. Pero esta tecnología es muy costosa y muchos hospitales no pueden acceder a comprarla. Ahora es posible pensar en utilizar el dispositivo más omnipresente en el mundo, tal como lo describe Ashton: el micrófono del celular. Al soplar se envían unos datos a un algoritmo especial en la web, que analiza, con un 97% de certeza, el estado de los pulmones. Eso es IoT.

Relojes que envían información sobre el estado del cuerpo, ritmo cardíaco, los pasos, la hidratación. Algunos ya tienen acceso al Whatsapp personal.

Los parqueaderos ya cuentan con dispositivos que avisan a la entrada la cantidad de espacios disponibles por piso. Hay aplicaciones para revisar el estado del vehículo y las prácticas conductivas de acuerdo a la velocidad, el frenado, las rutas entre otros factores.

Empresas de maquinaria agrícola ya proveen tractores con aplicaciones integradas que ofrecen datos para la producción del cultivo, lo que busca mejorar las prácticas del campo.

Hay tecnología para el monitoreo de la evolución de los viñedos. Los resultados que arroja permiten identificar el estado de la variedad de uvas, y acuerdo a la calidad se establece el precio.

Seguridad cibernética

Según Ashton, hay una brecha de seguridad que se debe a la falta de implementación de sistemas efectivos contra ataques cibernéticos, bien sea por falta de conciencia o presupuesto. Si en la actualidad el mundo se ha visto afectado por un acceso criminal a información en los computadores y teléfonos móviles, habrá un enorme problema cuando, por ejemplo, se implemente el IoT en los carros, y los cibercriminales tengan acceso y control al sistema del vehículo. La seguridad es un reto enorme para el gobierno, pero también para las personas”, indicó al respecto.

Fuente: lapatria.com